martes, 24 de octubre de 2006

La llegada (¿cuánto falta?)

"Para conocer el camino que tienes por delante,
pregunta a los que vienen de vuelta."
Proverbio chino

El aterrizaje es muy suave, cachis. Yo que contaba con rebotes como los de mi última visita por estas tierras. Tras pasar otro (el 4º desde que facturamos) control policial y de documentación, accedemos a la zona de recogida de equipajes. Ya estamos en Alemania, así que mis dos acompañantes están prácticamente sordos y ciegos ante cualquier estímulo lingüístico no pictórico. Tras recuperar las maletas, (sigue mi racha de 0 retrasos y 0 pérdidas; es de suponer que me pasará cuando Murphy pueda actuar en todo su esplendor) buscamos el mostrador de Hertz y procedo a entenderme con el chico que está detrás del mismo. Muy majo él; normal, claro, con una placa en la que pone "Trainee" en vez de su nombre es normal que tenga que hacer su trabajo al 110% por lo menos.

Con todo el papeleo arreglado (al parecer no tenían coches de la categoría que pedimos, pero cómo reservé con tiempo nos dan uno de la inmediatamente superior sin recargo) descendemos al garaje para instalarnos en un flamante Opel Meriva muy currete. Misae me pasa el itinerario que sacó (mal) de Víamichelín y nos internamos en carreteras alemanas. La llegada a Germersheim no supone ningún problema gracias a lo sencillo del itinerario y a la buena señalización de las carreteras. (Por cierto, que en un desvío marcaba para ir hacia Heppenheim, el caso es que el nombre me suena pero no acabo de caer...).

Llegamos a Germersheim.

El problema viene para localizar nuestros destinos en el pueblo (casa de huéspedes para los mayores, residencia para el nene). El guía no había previsto impresión del mapa de la localidad y, si bien conservaba en su memoria la disposición de las calles en torno a la facultad y el cómo llegar a los destinos desde la misma, no tenía forma de saber en qué punto cardinal se encontraba. Tampoco ayudaba la oscuridad de la noche ni la poca iluminación de las calles. Esto último supongo que es debido a que como no salen de noche, pues para qué van a gastarse los duros en iluminar las calles como hacemos en España. Para que el amable lector se haga una idea, hay zonas del parque de las Tres Culturas en Toledo que están más iluminadas por la noche de lo que lo está la mayoría de las calles aquí.

Pero estoy divagando...

Tras unas cuantas vueltas y un par de consultas sin resultado a dos estudiantes de intercambio (claro, los alemanes a esa hora están en casa), uno de los cuales ni siquiera hablaba alemán, volvemos a parar el coche y preguntamos (nótese el plural de humildad) a un grupo de chicos. Éstos nos indican por fin la localización de la calle donde se encuentra la casa de huéspedes.

(Al día siguiente, con luz diurna y dando una vuelta por calles compruebo lo siguiente:

- La segunda calle que había a mano derecha según nosotros habíamos entrado al pueblo era la de mi residencia.

- Desde el primer momento estábamos a dos pasos de la casa de huéspedes.

- A los alemanes les gustan más las calles de sentido único que a un tonto un chupa-chups.

- Germersheim no está pensado para poder encontrar las cosas en coche.)

Tras entrar a la casa de huéspedes, la chica que nos recibe nos muestra las instalaciones mientras el guía va traduciendo. Mientras los mayores se instalan, pregunto a la chica dónde puedo encontrar unas cabinas (si estás pensando que estaban al lado de la calle y que ya habíamos pasado por ellas, premio) y me encamino a ellas para contactar con mi casero. Unas cuantas monedas más tarde (las cabinas de aquí tragan más que las de España; al parecer hay que sacarse la tarjeta de rigor para que te salga medio bien llamar) me entero de donde está la residencia (no quiero risas, a dos pasos de la calle de la casa de huéspedes) y de que ya me recibirá alguno de mis compañeros de piso para indicarme las cosas pertinentes. Que ya me las apañe yo, vaya.

Encamino mis pasos a la casa de huéspedes y cogemos el coche para llevar mi equipaje a la residencia. La encontramos enseguida, descargamos y vamos hasta la puerta. Allí descubro que hay una lista con los números de habitación y los nombres de los respectivos inquilinos. Hmm, nombres seguidos de dos apellidos...eso sólo puede ser español. Pruebo a usar el telefonillo para llamar a la española que vive en mi mismo piso y recibo contestación, parece que la cosa mejora... (también es potra, sólo hay un español por piso excepto en el mío que somos dos; además la mayor parte de residentes no empezó a llegar hasta la semana siguiente a mi llegada) Así pues, todo lo pasado para encontrar las dichosas calles se compensa con que justamente la única española que está en mi piso también sea una de las pocas que ya ha llegado a la residencia, esté allí cuando yo llego y además ya haya vivido un año allí.

Así pues, Desi, que así se llama la chica, nos abre, me enseña mi habitación y me explica un poco por encima donde están las cosas. Mis padres y yo procedemos a deshacer las maletas y a colocar la ropa. Mi madre pregunta unas cuantas cosas a Desi, principalmente relacionadas con productos de limpieza y similares y cuando está satisfecha, ambos se van y me quedo en la habitación. Tengo la suerte de que en la habitación de Desi están cenando y soy invitado a unirme, lo cual hago con gusto ya a lo largo del día sólo había desayunado y comido el simulacro de comida del avión.

Durante la cena pregunto varias cosas sobre la uni, la residencia, el papeleo (dichoso papeleo), etc. Nos quedamos un buen rato charlando y al final decido irme a dormir, pues al día siguiente había quedado temprano con mis padres para enfrentarme a:

[bajan las luces, música tétrica de órgano]

¡La burocracia alemana!

[ruido de truenos y resplandor de relámpagos]

lunes, 23 de octubre de 2006

El viaje (¿tetris en el avión?)

"No es posible viajar más rápido que la velocidad de la luz,
y de ninguna manera es deseable
porque a uno se le vuela el sombrero constantemente."
Woody Allen

El viaje comienza el 12 de Octubre en Toledo. Los tres integrantes de la expedición parten en coche dirección Madrid. El día está despejado, el Sol luce en el cielo y hace calorcito. De camino al aeropuerto la radio va comentando los trajes de las Infantas y ministras en el desfile de las FF.AA. Se habla de la candidatura socialista en Madrid y se señala qué personalidades hablaron con qué otras personalidades.

La llegada al aeropuerto sin problemas, el conductor ya tenía práctica bastante reciente tras recoger y dejar a cierto visitante de tierras papanoelescas. Procedemos a descargar el coche de todos los bultos y nos encaminamos al mostrador de facturación, delante del cual hay bastante cola. Una vez facturado el equipaje, salimos para la puerta de embarque. Según la chica que nos atendió, ésta se encontraba "un poco apartada". Coño, como que estaba en la Terminal 4 Satélite.

Muchas escaleras más tarde, con tren subterráneo incluído, llegamos a la puerta de embarque y nos sentamos a esperar que ésta se abra para poder acceder al avión. Mientras tanto, el autor intenta infructuosamente obtener una conexión mediante la moderna y presumiblemente cara flamante instalación Wi-Fi del aeropuerto. Tras consultar a otro viajero con portátil, éste confirma que tampoco es capaz de conectar. ¿Algún mostrador de información cerca? ¿Alguna señorita vestida de verde pistacho? No señor, antes de facturar estaba plagado de ellas, pero han desaparecido. Creo recordar que había un puesto de información al principio de la sala de embarque, pero tras reflexionar unos segundos, pensé que no me compensaba patearme los 200 metros de ida y 200 de vuelta para que me dijeran que no sabían cómo iba.

Detalle de la longitud de la terminal.

El acceso comienza a admitir pasajeros, los cuales van siendo llamados por orden, empezando por los de las filas de más atrás. Qué cosas. Delante tenemos una familia entera de coreanos hablando en su idioma, al parecer un poco con la mosca detrás de la oreja sobre si estaban en el sitio correcto.

Una vez dentro del avión aprecio que es el más grande de todos en cuantos he montado durante mis viajes por Europa. Un Boeing 340, si no recuerdo mal. Muy bien equipado, por cierto, con un sistema de entretenimiento a bordo en el que se pueden ver pelis bastante recientes, escuchar discos, la radio, ver por donde y como va el avión, ¡y hasta jugar al tetris! (y al millonario, jeje). Tras mucho toquetear y experimentar, el expedicionario benjamín se las arregla para atascar el mando de uso en su lugar de forma que es imposible sacarlo. Por suerte la pantalla era táctil y se podía manejar ^^;

El viaje muy tranquilo, apenas unas pequeñas turbulencias durante la comida, nada del otro mundo (ni las turbulencias ni la comida, que consistía en un rollito de jamón york y algo más y que estaba helado; nada que ver con lo que servidor ha comido volando con Lufthansa). Misae se pone una peli de Robin Williams y se ríe a carcajada limpia, también juega al tetris, sin mucha fortuna a pesar de activar el modo extra-fácil. La edad no perdona.

¿Qué es un blog? (¿cómo va esto?)

"La imaginación es más importante que el conocimiento."
Albert Einstein

Según Wikipedia, un (web)blog es "un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Habitualmente, en cada artículo, los lectores pueden escribir sus comentarios y el autor darles respuesta, de forma que es posible establecer un diálogo. El uso o temática de cada weblog es particular, los hay de tipo personal, periodístico, empresarial o corporativo, tecnológico, educativo, etc."

Según el que suscribe, un blog es como un space, pero sin las chorradas de éste. En otras palabras, por lo general en un blog prima la palabra sobre la imagen (para eso existen los fotologs) y su finalidad original era la de servir como una especie de diarios online. De ahí que también se los conozca como "bitácoras".

Su uso es bastante sencillo, el autor o autores del blog publican un artículo, reseña, entrada o similar para que cualquiera pueda leerlo y dejar un comentario. Existen blogs cuya finalidad es la de recopilar enlaces interesantes o la de actuar como punto de encuentro y fuente de noticias, críticas o avances sobre un interés particular. Un ejemplo de éste último tipo de blog es Tirafrutas, dedicado al mundo del cómic.

La mayoría de los blogs existentes están hechos por aficionados y son simples en diseño, como éste. Aquellos usuarios con un mayor conocimiento de informática pueden crear blogs muy completos y funcionales mediante la escritura de código en html y css o el uso de sofware especializado como el usado en Wordpress.

Pero bueno, suficiente rollo por ahora. Veamos mejor algunas preguntas frecuentes sobre el uso y visita de blogs.

- ¿Cómo se deja un comentario?

Fácil, pulsa sobre "x comments" al final de cada entrada y se abrirá una ventana para poder escribir. Cuando hayas escrito el comentario, pulsa sobre "Otros" para poder escribir tu nombre (o tu apodo, nick o lo que quieras). Por último escribe la palabra de verificación. Sé que esto último es un poco rollo, pero así nos ahorramos el tener que leer posts escritos por bots.

- ¿Por qué dejar un comentario?

Para decirle al autor lo que piensas, para saludar, para dar la réplica, para contestar a otro comentario, para contarme algo, para hacer una sugerencia...si no tienes respuesta a esta pregunta, entonces supongo que tampoco ibas a dejarme un comentario :)

-
¿Qué es eso de la moderación de comentarios?

Ni más ni menos que lo que pone, no es una medida de censura. Durante los primeros meses del blog quiero tener acceso a los comentarios para poder eliminar el spam antes de que se cuele en el sitio. Probablemente acabe desactivando la opción si veo que no entra ni el spam ^^;

- ¿Puedo yo también escribir en el blog?

No. (Me explico, se supone que éste es un blog personal, pero quien sabe en lo que puede convertirse. Si tienes una propuesta, un artículo interesante o un maletín con fajos de billetes, dame un toque y lo hablamos. Nada es imposible, vaya)

- Si no puedo escribir aquí, ¿cómo me hago uno de éstos?

Sólo tienes que entrar en cualquier proveedor gratuito de blogs, ya sea éste mismo, Blogia, Wordpress...seguro que Google te ayuda en esto.

- Hace (x tiempo) leí un artículo aquí, ¡pero ya no aparece en la página! ¿Cómo puedo acceder a él de nuevo?

Si eso sucede es porque hay más artículos de los que pueden aparecer en la página principal (creo que los 15 últimos). Para acceder al resto tendrás que utilizar los enlaces de "Entradas anteriores" y "Archivos". No te debería ser difícil dar con el artículo que buscas. [Actualización] Ahora cuentas también con un sistema de categorías que facilita sobremanera la búsqueda de entradas ya que no necesitas saber la fecha en que se escribió, sino simplemente el tema. Es útil también para los que sólo quieren saber qué hago aquí (lean sólo "Erasmus en Alemania") y no les apetece leer el resto de entradas que irán apareciendo con el tiempo.

- ¿Hay alguna forma de saber cuando se actualiza el blog sin tener que entrar cada día a comprobarlo?

Haberla, hayla. Estoy en ello, cuando lo tenga listo avisaré. En cualquier caso no estaría de más saber cuanta gente querría RSS para suscribirse. Si no sabes lo que es RSS, tranquilo. Yo tampoco lo sabía hace unos meses. Como he dicho antes, avisaré y explicaré.

-
¿Valen las respuestas a estas preguntas para el uso de cualquier blog?

Lo que he puesto aquí puede entenderse como válido en la gran mayoría de blogs que hay por ahí, digamos el 99,9%. Digamos que es parte sentido común y parte experiencia personal. Si piensas visitar más blogs, con esto tienes para empezar (que tampoco es tan difícil, leñe).

-
Tengo una pregunta que no viene aquí, ¿qué hago?

Demuestra tus conocimientos y planteala en un flamante comentario. Seguro que otro usuario o yo mismo puede respondertela.
Y hablando de respuestas. Por lo general los artículos no se editan con contenido nuevo, cualquier respuesta a comentarios o actualización aparece en forma de comentario bajo la entrada pertinente o, si procede, como artículo nuevo.

Gracias por leer hasta aquí, espero que el artículo te haya resultado útil si eres nuevo en esto y que no te hayas aburrido mucho si no lo eres. En la próxima entrega del blog comienza la experiencia alemana. ¡Nos leemos!

jueves, 19 de octubre de 2006

Bienvenidos (la típica presentación de rigor)

"To infinity! And beyond!"
Buzz Lightyear

Si has entrado a este blog es porque has recibido un correo con su dirección, o quizás has visto el link bajo mi nick de MSN, o puede que hayas seguido el mini-banner ubicado en mi firma de usuario de algún foro.
En cualquier caso, bienvenido o bienvenida.

El propósito principal de este blog, al menos durante sus primeros meses de existencia, es el de poder contar a todo quisqui cómo me va por tierras germanas. Pero no te vayas todavía, no quiero que esto se quede en un simple diario de a bordo actualizado cada dios sabe cuando y con entradas del tipo:

"Me lo estoy pasando muy bien. Hoy he comido salchichas!! XD XD XD ¿Qué tal por allí? ¿Llueve? Bueno, ya os contaré más despacio, eh? que ahora me voy a [inserte gilichorrada aquí]"

No es esa mi intención, ni mucho menos. Junto a las entradas dirigidas a familiares, amigos y curiosos en general espero escribir también sobre otros temas que me interesen y que crea que pueden dar juego para un buen artículo. Aviso, eso sí, que puede que algunas entradas incluyan bastante texto. No tengo cámara digital, así que me resultará un poco difícil ilustrar lo que tenga que ver con Alemania. Veremos cuánto juego da la red para eso.


La publicación de comentarios está abierta a todo el mundo, así que que nadie se corte en decir lo que piensa del blog, ya sea para darme una colleja sobre el contenido/estilo/fallos variados, preguntar algo o simplemente felicitarme por la página (para el envío de jamones, cestas de navidad y otros regalos, sírvanse contactar directamente con el autor).

También sobre los comentarios, para empezar he activado una serie de medidas que iré modificando o eliminando según vea cómo funcionan. Espero que no os causen ninguna molestia.

Tengo varias entradas escritas y preparadas para subir, pero aún no he decidido qué clase de formato voy a utilizar para según qué entrada. En cualquier caso no pasará de un par de días.

Si has leído hasta aquí, gracias una vez más por entrar e interesarte por este blog. Espero contarte entre sus lectores.