jueves, 16 de noviembre de 2006

De Firefox y OpenOffice (semblanza sobre el software libre)

"Errar es humano...y echarle la culpa al ordenador, más aún"
Robert Orben

Había prometido a unas cuantas personas escribir un artículo sobre Firefox, pero éste ha ido creciendo hasta convertirse en un pequeño esbozo sobre el software libre. Empecemos por Firefox y ya hablaremos del resto después.

Firefox (FF) o Mozilla Firefox es un navegador de Internet. Sí, como Internet Explorer (IE).

- Y si IE ya viene con mi Windows, ¿por qué voy a utilizar otra cosa? Si éste ya va bien, ¿no?

No.

IE sufre un gran número de ataques, principalmente debido a que cada poco tiempo se descubre una nueva vulnerabilidad en él. (ejemplo)

- Ah, bueno, pero para eso está el Windows Update. Los chicos de Microsoft no suelen tardar en arreglar las cosas.

Ajá. Pero para que eso funcione necesitas tener activadas las actualizaciones automáticas o hacerlo tú mismo. Y ambas cosas requieren poder pasar la verificación de copia legal de tu Windows...Además, de todas formas sigue siendo como si llevas a la tienda unos pantalones que se han descosido al tercer día de comprarlos y, en vez de darte unos nuevos, pegan dos puntadas y te dicen que ya va bien. Ve por curiosidad a la lista de "Agregar o quitar programas", a ver cuantas actualizaciones de seguridad hay acumuladas...

- Bueno, pero estando al día con las actualizaciones no hay ningún problema, ¿no?

Angelito...

Eso depende de cómo hayas configurado el acceso a internet y la seguridad de la navegación. Por experiencia asistiendo a amigos y familiares sé que el porcentaje de usuarios que se atreve a modificar las opciones de fábrica es mínimo. Y muchos menos aún saben para qué sirve cada cosa.

- Vale, ¿qué hago entonces? ¿Qué ventajas tiene ese Firefox pues?

Vamos a ello:
  • En primer lugar, es completamente gratuito y no depende de ninguna licencia de otro programa.

  • Si se descubre cualquier fallo en Firefox, no se saca un parche para remendarlo. Se pone una nueva versión a disposición del usuario, la cual además se descarga automáticamente y se instala mientras navegas.

  • Cuenta con una gran variedad de funciones de serie y la posibilidad de añadir y configurar opciones a tu antojo. Mira por ejemplo mi barra de búsqueda, puedo realizar consultas en diccionarios, páginas web, búscadores y bases de datos con un sólo clic.

  • Otra función que ya incorporan la mayoría de navegadores pero que FF tuvo casi en exclusiva durante bastante tiempo es la navegación mediante pestañas. En lugar de ir abriendo ventanas nuevas cada vez que quieres abrir una dirección sin salir de la página en la que estás, FF te permite ir abriendo direcciones mediante pestañas dentro de una sola ventana. La verdad, es muy cómodo poder hacer clic con la rueda del ratón y abrir un enlace sin dejar de leer la ventana en la que te encuentras.

  • Cuenta con una comunidad creciente de usuarios y es un movimiento más personal que corporativo por lo que es sencillo encontrar foros de ayuda y recibir respuestas concretas a problemas concretos.
Si realizas el cambio a FF y dedicas una media hora a enterarte de lo que puede hacer, a configurarlo a tu gusto y a añadirle las funciones que necesites, lo más probable es que acabes olvidando el IE y pensando por qué demonios no empezaste antes a utilizar al zorro. Por supuesto que no es la única alternativa; pero sí que quizás sea la única alternativa real a IE, mejorando a éste último sin que el usuario note apenas la transición.

Para más información sobre Firefox podéis consultar la Wikipedia o este artículo sobre el navegador. En caso de querer probarlo, podéis conseguirlo gratuitamente desde mil sitios distintos, sin ir más lejos en el botón del final del todo en esta página o desde la página oficial.

Cambiemos de tercio sin cambiar de plaza: ¿Qué es el software libre?

No soy ningún experto sobre el tema, claro está, pero sé lo suficiente como para dar una idea del concepto.
Existen dos vertientes de software libre, denominado open source (de código abierto) y el estrictamente libre. La diferencia fundamental es que en algunos casos, el software open source puede ser de pago, generalmente con el fin de financiar el proyecto.

La filosofía general que hay detrás de este software (cuyo máximo exponente es el sistema operativo Linux) es el libre intercambio uso y distribución del mismo, así como el derecho de los usuarios a realizar modificaciones al programa. Como se puede apreciar, el potencial de la idea es enorme ya que permite que en un programa trabajen cientos de personas a la vez, sin importar en qué parte del mundo se encuentren. Es una forma para que los programadores por hobby pulan sus conocimientos y para que el usuario que no puede pagar los precios de las grandes empresas no tenga que recurrir a la piratería, sino que pueda tener acceso a software de calidad gratuito.

Existen claros ejemplos de programas de este tipo que superan ampliamente a sus equivalentes comerciales, como hemos visto el caso de Firefox frente a Internet Explorer. Ahora bien, ¿cuántos saben que existe una alternativa al Office, totalmente gratuita y con las mismas funciones y más aún?
Pues existe: se llama Open Office.
Teniendo en cuenta que una versión legal del Office de Microsoft cuesta 179€ y que un programa con las mismas funciones cuesta 0€, merece la pena pensárselo y enterarse un poco, ¿no?
Más aún, parece que poco a poco la Administración Pública de muchos países se están poniendo las pilas y migrando los sistemas operativos de sus ordenadores a Linux, así como sus Office a OpenOffice. El impacto presupuestario no es nada desdeñable. La versión profesional de Office cuesta 744€ si es nueva y 470€ si es una actualización y por mucho que Microsoft haga importantes descuentos a gobiernos, empresas e instituciones educativas que compran una cantidad importante de licencias, la cantidad de dinero que se necesita para comprar software es exhorbitante.

Linux, Firefox y OpenOffice son sólo tres ejemplos de software libre y gratuito, pero juntos cubren tres aspectos básicos del uso de un ordenador: sistema operativo, suite de oficina y navegador de internet. ¿Que quieres un software de correo electrónico? Thunderbird es tu alternativa a Outlook. ¿Una suite de internet para navegar, usar el correo electrónico, grupos de noticias, chat de IRC y programación en HTML, todo en uno? SeaMonkey.
Como hemos visto, no es necesario cometer un delito y arriesgarse a pagar multas o a ir a la cárcel para poder usar software de calidad. Así pues, la próxima vez que necesites un programa recuerda informarte primero de si hace falta que te gastes los euros en adquirir un Norton o un Windows.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Primero, felicitarte por el blog ya que es la primera vez que pongo un comentario y, espero que no sea la ultima. En cuanto al tema en cuestión, creo que el enfoque que le has dado al articulo es bueno, destacando dos cosas fundamentales para cualquier usuario domestico:
- Coste 0 del software a utilizar: Linux (Molinux, que es de CLM)
- Estar legalizado ya que no es necesario comprar licencias.

En la parte negativa y que no has comentado:
- Microsoft esta instalado, en la mayor parte de los PCs. En nuestro trabajo, excepto que sea por cuenta propia, es muy probable que tengamos que trabajar con él.
- Todos tenemos una zona de confort, esto hace que al estar acostumbrados a usar Windows nos cueste mucho trabajo cambiar, pero, podemos instalar los 2 sistemas operativos en nuestro PC e ir comprobando que con ambos podemos hacer las mismas cosas.
- En el caso concreto de Firefox, cuando accedemos a algunas paginas podemos tener problemas si estas han sido programadas con comandos Javascript exclusivos para el Explorer con lo que nos vemos obligados a entrar con el (creo que existen un plugin que nos permite navegar desde Firefox como si estuviéramos utilizando Explorer, pero no lo tengo). Supongo que esto ira desapareciendo poco a poco.

Podríamos estar mucho tiempo hablando de las bondades del software libre, pero me parece un buena introducción por tu parte.

Impulso dijo...

Gracias por el comentario y por los halagos. ^_^
Estoy de acuerdo en que se puede hablar largo y tendido sobre software libre, pero mi intención era solamente la de hacer una introducción para que cada cual decida si le interesa saber más del tema o no. Sin menospreciar a nadie con lo que voy a decir, puesto que de momento esto es un blog con un target muy definido y al que conozco bastante bien, he escrito creo que lo justo en cantidad de información para que resulte enteramente comprensible y claro y para que el mensaje que llegue sea el deseado. Mi objetivo era dar a conocer el tema y que el que lo lea sienta por lo menos que le pica la curiosidad o que puede merecer la pena probar.

En cuanto a los puntos que comentas, los tuve en cuenta al escribir el artículo, más aún cuando yo mismo los he sufrido. Sin embargo no los acabé incluyendo por varias razones:

Tus dos primeros puntos se refieren, creo yo, sobre todo a Linux, ya que el cambio entre Office y OpenOffice no es muy acusado, y lo mismo ocurre con IE y FF. Incluso si en casa usamos los programas libre y en el trabajo tenemos Microsoft, no vamos a encontrar grandes dificultades en el cuanto a la forma de manejo (la conversión de formatos al 100% ya es otro cantar...)

Como se ve, en mi artículo sólo nombro a Linux pero no hablo de él. Nunca lo he utilizado y si bien quiero hacer un curso de Linux aquí en Alemania, es posible que al final no pueda por incompatibilidad de horario. Así pues, ya que no lo he usado y es un tema en el que no he profundizado, sólo lo he mencionado y hecho saber que existe. Soy consciente de que el cambio siempre cuesta y echa un poco para atrás. Para una gran mayoría de usuarios, que tienen ordenadores pero no están demasiado puestos en informática, ya es un gran paso cambiar la suite y el navegador que traía el ordenador.

En cuanto al tercer punto, es cierto. FF tiene algunos problemas con páginas diseñadas exclusivamente IE, en especial si llevan Javascript. De todas formas es un problema que está casi solventado y, efectivamente, existen un par de extensiones con la función que comentas.

Como supongo tu identidad, supongo también que puede interesarte el blog de ChochitoPelao, que tengo puesto en enlaces. Sin ser un especialista, sabe más que yo (:p) y tiene bastantes artículos de interés sobre software, hardware e internet.