domingo, 17 de diciembre de 2006

Que fuerte me parece (de lo que se entera uno)

Sí, debería estar publicando las tres o cuatro entradas que tengo a medio hacer. Lo sé.
Pero es que me acabo de enterar de algo que me ha dejado a cuadros...

Estaba yo en una página en la que se pueden consultar, de forma ordenada, los cumpleaños de muchas celebridades. Y claro, uno, que es curioso, se ha ido derecho a ver quien cumple el 10 de marzo, festividad en la que se conmemora el nacimiento de quien les escribe y fecha en la que quien quiera puede enviar cheques, cestas o cualquier otro presente para éste, su humilde servidor.

Yo ya sabía que por ejemplo Pirri y Fernando Rey nacieron tal día como yo, pero en la página ésta he descubierto algunos muy interesantes. Está Sharon Stone, qué cosas; sale el príncipe Eduardo de Inglaterra, lo cual es curioso porque Fernando el Católico también es del 10 de marzo, que de realeza este día; está también Chuck Norris, del cual ya sabéis lo que se dice de él...); veo a Yuri Gagari, Bobby Fischer y a Juliette Binoche, entre otros, el día 9; a Rupert Murdoch el día 11...

¡Y a Osama Bin Laden también el día 10! Como molo, que diría Manolito Gafotas.

P.D: Tras consulta en la wikipedia, veo que hay información más exhaustiva de efemérides y datos sobre los días. El mío, por ejemplo, es el 69 día del año y en él han pasado cosas tan importantes como la primera llamada telefónica de Bell, el primer censo de Gran Bretaña, el punto álgido del índice NASDAQ que daría fin al boom de las puntocom o el estreno de Buffy Cazavampiros. Y así más nacimientos importantes para la humanidad, pues no sé, el de Eva Herzigova, por ejemplo. Además es el día del médico en Venezuela y el del Alzamiento en el Tíbet.

Y de propina por aguantar el rollo, uno de los vídeos más divertidos de Nochevieja. Casi, casi a la altura de la empanadilla.

martes, 12 de diciembre de 2006

WWE Smackdown en Madrid
("Pressing Catch" en España)

AVISO IMPORTANTE: La información más actualizada sobre los tours de la WWE y la NWE por España está en la página principal. Esta entrada trata sobre el tour de la WWE (lo que en España se llama Pressing Catch) en el mes de diciembre de 2006. La entrada con el resumen, fotos y vídeos del tour de septiembre de 2007 está aquí.

¡Quietos! Antes de leer este artículo más vale que cojáis un par de emepetreses para acompañar la lectura. Para ello recomiendo esta página, que se ajusta especialmente a la temática de la entrada que nos ocupa. De la página, yo recomendaría como banda sonora del artículo las siguientes canciones: ésta, ésta, ésta y ésta. En cualquier caso, a quien le pique la curiosidad no tiene más que pasarse de nuevo por la página y buscar los nombres mencionados en el artículo.

Vista parcial del pabellón con Batista celebrando


Vamos allá.

6 de diciembre de 2006, Palacio de los Deportes de Madrid.
Entre 8 y 12 mil personas van ocupando sus asientos para vivir algo que la mayoría lleva esperando más de una década: la oportunidad de asistir en directo a un espectáculo de la WWE. Había gente de todo tipo, niños con sus padres, adolescentes, veinteañeros, chicas (y no sólo como acompañantes, fans femeninas de verdad...cómo cambian los tiempos), treintañeros, y matrimonios algo más mayorcitos. El ambiente estaba lleno de emoción contenida que se desató en forma de aplausos y gritos cuando Tony Chimel, el presentador de Smackdown, se dirigió al ring para darnos la bienvenida y presentar al gerente general, Theodore Long. Éste comenzó a animar el ambiente y nos informó de los cambios que había sufrido la cartelera debido a los compromisos de algunos luchadores en un show para las tropas estadounidenses en Irak (caso de Hardy y Ashley, supongo) y razones desconocidas (caso de Booker T). Pero bueno, el remplazo del Rey Booker era de auténtico lujo ya que tuvimos ocasión de ver en acción al Big Show, un enorme luchador (en todos los sentidos) que ha anunciado su retirada de los rings. Así pues, pudimos asistir a uno de sus últimos combates.

El primer combate de la noche enfrentó a Vito y a Tatanka y fue la elección perfecta para animar a un público que, la verdad sea dicha, necesitaba poca animación ya que se pasó (nos pasamos) toda la noche animando y gritando. Vito tuvo la que probablemente fuese la tercera entrada más aplaudida de la noche, sólo por detrás de la de Batista y Chris Benoit. No sólo salió vestido para la ocasión, sino que se metió al público en el bolsillo desde el primer momento. Por su parte Tatanka hizo buen papel como villano del combate y contrapunto perfecto a la actuación de Vito, pues todo los aplausos que éste se llevaba se convertían en abucheos para Tatanka.
El combate lo ganó Vito y no fue ninguna maravilla. De hecho y en mi humilde opinión, ninguno de los combates de la noche se merecería más de dos estrellas desde el punto de vista técnico (2 y media siendo generoso para el de Benoit y para el combate por parejas). Sin embargo, eso tiene una explicación bastante clara, pues todo el espectáculo se hizo para el público asistente. No hubo ningún combate que no buscara la participación de los asistentes y que no sacrificara estructura y propósito para dejar que fueran los espectadores quienes pautaran el ritmo. Los malos bordaron su papel y casi podría decirse que los buenos tenían que esforzarse para que el público dejara de abuchear al malo para aplaudirle a él.

Finlay volando

Claro que también que mi propia emoción por lo que estábamos viviendo y el estar ocupado sacando fotos y haciendo algún vídeo tampoco estaba yo para hacer el análisis de los combates. Así que que nadie se lance a mi cuello por lo dicho sobre la calidad.
Pero vamos, volviendo al combate, que el que no fuera ninguna maravilla luchística no quiere decir que no fuera muy entretenido gracias al gran trabajo de ambos luchadores para involucrar al público en el combate. En resumen, una buena elección para abrir el show y empezar a animar el ambiente del Palacio de los deportes.

El siguiente combate enfrentó al campeón del peso crucero, Gregory Helms y al debutante en Smackdown, que no en el mundo de la lucha, Flash Funk. En este combate se empezaron a oir gritos de los más entendidos del mundillo, ya que tanto Helms como Funk han tenido otras identidades luchísticas (Sugar Shane Helms y The Hurricane el primero y 2 Cold Scorpio el segundo). Funk se sonrío varias veces cuando oyó al publico corear "Scorpio, Scorpio" y Helms amenazó con marcharse al poco de entrar cuando los espectadores empezaron a gritarle "Hurricane" y a imitar la pose de éste.
Helms se llevó los abucheos del público y Funk se las arregló para ganarse su favor, a pesar de que la mayoría no lo conocía, con un repertorio de acrobacias y movimientos aéreos. El combate lo acabó ganando Helms y me dejó con ganas de ver lo que pueden dar de sí los dos con algo más de tiempo.

Tras el combate ocurrió algo relativamente raro ya que Helms fue aplaudido y se llevó una media ovación cuando recogió su cinturón y saludó al público desde el medio del ring. Digo relativamente raro porque no es usual aplaudir al malo cuando gana; sin embargo hay que reconocer que tanto Funk como Helms dieron una muestra de saber hacer, lo cual les fue reconocido al terminar. Tampoco suele verse, y en este caso fue algo loable por parte de Helms, que el heel (villano en términos luchísticos) salude de forma tan respetuosa como lo hizo este luchador de Carolina del Norte.

El espectáculo continuó con una lucha por parejas entre los veteranos William Regal y Dave Taylor y los actuales campeones Paul London y Brian Kendrick. Los cuatro ofrecieron un combate muy entretenido en el que Regal y Taylor aprovecharon la semi-ceguera del árbitro para desplegar todo su arsenal de marrullerías. Trampas que encendieron aún más al público, en especial al sector situado en la zona de los malos, quienes no dejaron ni un instante de provocar al público. La victoria se la llevaron London y Kendrick después de que éste último realizara su espectacular Sliced Bread Nº2. Al igual que con Funk y Helms, a Kendrick también se le gritó su nombre de guerra en las federaciones independientes. Cuando oyó al público gritar "Spanky, Spanky" se volvió riéndose y con cara de no creerse lo que estaba oyendo. En este combate nos quedamos sin poder disfrutar de la presencia de la estupendísima Ashley, que suele acompañar a los campeones y, la verdad sea dicha, alegra mucho los combates...

Hasta este punto de la noche el público no había estado en silencio mas que en el tiempo tras cada combate en que Chimel subía al ring para anunciar la siguiente lucha. Sé que ya lo he dicho, pero todos los asistentes estuvimos muy metidos en el espectáculo y prácticamente éramos un luchador más en el ring o, al menos, el entrenador que anima desde la esquina del cuadrilatero. A diferencia de otros deportes, el público sí juega un papel en la lucha libre y es, en última instancia, el juez que decide quien sube y quien baja. Un público entregado puede levantar la lucha más aburrida (Goldberg vs Lesnar en Wrestlemania XX, sin ir más lejos) y desde luego que un gran luchador siempre sabe como conectar con la audiencia, ya sea para levantar aplausos o pitadas.

Tras el combate por parejas, el presentador dio paso a un tipo de lucha menos técnica pero mucho más gratificante para los ojos. ¡Era la hora de las Divas!
Las ausencias de Kristal y Ashley impidieron la celebración del Diva Best Body Contest, pero en su lugar se celebró un combate entre Jillian y la ganadora del Diva Search 2006, Layla, con Funaki como árbitro invitado. Si bien en ocasiones el público estadounidense aprovecha este tipo de combates para ir al servicio o a comprar bebidas, el español hizo gala de la caballerosidad y cortesía características de nuestro pueblo y se quedó a disfrutar del combate. Eso sí, los aplausos y abucheos de las anteriores luchas se convirtieron en silbidos de admiración y piropos. La pelea no estuvo del todo mal e incluso hubo un par de movimientos bastante admirables teniendo en cuenta la inexperiencia de Layla (por cierto, ¿de verdad hizo un spear o es que intentó la típica Lou Thesz Press que hacen muchas Divas y le salió mal? Porque si fue lo primero, ole lo bien que le salió). Funaki se vio literalmente arrollado por las dos luchadoras y todos quisimos ser él. A Jillian no le gustó mucho la cara de felicidad del japonés e intentó agredirle, momento que aprovechó Layla para sorprenderla con un schoolboy y llevarse la victoria.

Mr Kennedy pidiendo el micrófono

El público seguía totalmente entregado a lo que sucedía dentro y fuera del cuadrilatero. Y eso teniendo en cuenta que aún faltaban los platos fuertes de la velada. Además, poco a poco se sumaba cada vez más gente a los cánticos, especialmente cuando se trataba de cánticos nacionales como el "A por ellos, oé" que rugió durante el combate por parejas o el "Cobarde, cobarde" dedicado a Chavo Guerrero y recogido en uno de mis vídeos. Siguiendo con los gritos, también se corearon bastante los nombres de los luchadores, recurso muy socorrido y que es fácil que todo el mundo pueda seguir. Eso sí, como no podía ser de otra manera, la palma en cuanto a número de voces y simultaneidad del grito se la llevó el luchador de Wisconsin que subió al ring a continuación del combate de las Divas.

Mr Kennedy subió al ring entre aplausos y pidió el micrófono como sólo él sabe hacerlo. A continuación, un "callaos, perros" transformó los aplausos en abucheos y dio comienzo a una magnífica heel promo en la que se despachó agusto con el fútbol y hasta comentó las ganas que tenía de dejar Madrid y de llegar a Barcelona. Tras la promo hizo su presentación habitual secundado por los miles de asistentes en el Palacio y presentó a MVP......P; éste salió enfundado en su traje malva a lo Power Ranger y se llevó una buena ración de abucheos. Por suerte para él, éstos no duraron mucho ya que poco después de subir al ring comenzó una música muy familiar, las llamaradas se elevaron cerca de la entrada de los luchadores y las luces del interior del estadio dieron paso a una tétrica luz roja. El estadio volvió a rugir a una para dar la bienvenida al Monstruo Rojo, la Big Red Machine, el gigante luchador nacido en Madrid, Kane. Su mera presencia bastó para que los dos malosos abandonaran el ring mientras Kane subía en olor de multitudes.
El combate tardó algo en empezar mientras Kennedy y MVP discutían sobre quien de los dos iba a comenzar la pelea. Se trataba de un Hándicap Match de 2 contra 1 en el que MVP y Kennedy podían relevarse en la lucha. Fue un combate bastante decente y que empezó dominando Kane, si bien los heel pudieron darle la vuelta a la pelea y lograr controlar la acción durante bastante tiempo. Sin embargo, Kane logró rehacerse y aplicarle un gran chokeslam a MVP (ver foto), posteriormente Kennedy fallaría una Kenton Bomb, lo que le dejaría indefenso para recibir otro chokeslam de Kane, quien procedió a realizar la cuenta de tres.

Boogeyman acechando

Tras el combate, un descanso. Chimel subió al ring para agradecernos a todos nuestra presencia y para lanzar unas cuantas camisetas a las gradas. Después hubo unos minutos de relax para que todo el mundo pudiera aliviarse o acercarse al bar. Buena elección la de ubicar el combate de Kane justo antes del descanso para dejar a la gente con muy buen sabor de boca y con ganas de que el descanso fuera corto. Aún quedaban tres combates y dos de ellos prometían mucho.

La acción se reanudó con una pelea entre Sylvan, embajador de Québec, y Jimmy Wang Yang, el vaquero asiático. El canadiense no se conformó con los abucheos que se llevó al salir y decidió provocar al público hablando en francés, lo que le garantizó la pitada general. Yang por su parte recibió una acogida similar, aunque en menor medida, a la recibida por Vito al comienzo de la velada. A diferencia del primer combate, éste fue mejor en términos luchísticos. Y si bien no duró lo suficiente como para que ambos luchadores mostraran todo su potencial, pudimos asistir a un par de espectaculares movimientos aéreos de Yang.
El asiático ganó el combate, lo que no sentó demasiado bien a Sylvan, el cual la emprendió a golpes con Jimmy. Esto motivó la aparición de la sorpresa de la noche, el Boogeyman. Éste subió misteriosamente al ring sin que nadie viera cómo había llegado allí y tumbó a Sylvan tras un fútil intento de éste por defenderse. A continuación le obsequió con el plato de la casa: gusanos vivos regurgitados. (ejem, en realidad eran de gominola ya que parece que tuvieron problemas aduaneros para traer los de verdad, pero normalmente están vivos)

Una vez que los luchadores abandonaron el ring hubo un pequeño periodo de calma mientras limpiaban el ring de gusanos. Que también digo yo que hubiera estado bien que el Boogeyman los hubiera lanzado al público, ¿no? En cualquier caso vinieron muy bien esos minutos de descanso de forma que el público cogiese fuerzas para tirar abajo el estadio con las entradas de los participantes del siguiente combate: Chavo Guerrero vs Chris Benoit.
Sería un poco largo explicar aquí el porqué de la reacción del público ante ambos luchadores, pero bueno, baste decir que Chavo no es muy querido últimamente por haber causado a Rey Mysterio primero la pérdida del título de campeón y luego una grave lesión de rodilla que requirió intervención quirúrgica. Benoit, por su parte, es uno de los mejores luchadores del momento en lo que a técnica se refiere y hay pocos aficionados que no lo tengan entre sus favoritos.

El primero en encaminarse al ring fue Chavo, el cual se vio saludado por un sonoro abucheo acompañado de una pitada enorme que, a medida que se desarrollaba el combate, iban transformándose en ejemplos del amplio y rico vocabulario español para expresar la opinión negativa que se tiene de una persona. Y recordemos que Chavo es mexicano y entendía todo lo que se le gritaba... Sirva este vídeo como ejemplo de lo más suave que se le dijo a Chavo. Pero bueno, era de esperar, que para eso es mu malo.
Cuando salió Benoit, sin embargo, todo el pabellón se puso en pie para recibirle entre aplausos y gritos de apoyo. Y éstos duraron mientras saludaba a los aficionados y mostraba su cinturón de Campeón de los Estados Unidos.
El combate tardó un poco en comenzar desde que sonó la campana hasta que hubo la primera toma de contacto entre los luchadores; el motivo fue el continuo griterío del público, ante el cual Chavo salía del ring a encararse con los aficionados. Cuando la acción comenzó asistimos a un buen combate entre estos dos grandes profesionales, quienes desplegaron gran parte de su arsenal de movimientos. Aún así, se me hizo un poco corto y me decepcioné un poco cuando Chavo se rindió ante el Sharpshooter de Benoit, ya que me hubiera gustado ver un Crippler Crossface bien hecho como final del combate (haber hubo uno, pero Benoit no pudo fijarlo). En cualquier caso fue un combate vibrante en el que el público se involucró al cien por cien y que dejó el camino allanado para el combate estelar de la noche que iba a tener lugar a continuación.

El último combate de la noche era por el título de Campeón de los Pesos Pesados y se trataba de una pelea entre el irlandés Finlay, el ex-campeón de la ECW destronado sólo tres días antes, Big Show, y el actual campeón de los Pesados, Batista. A pesar de que tanto Finlay como Show son heels, las tres entradas fueron muy aplaudidas. Por supuesto que la de Batista fue la mejor recibida de la noche, ya que posiblemente sea, junto a Rey Mysterio, el luchador más querido de la plantilla actual de Smackdown. En mi opinión, Batista no ha recuperado la forma después de su lesión y eso se nota en su trabajo sobre el ring. No está llegando al nivel que tenía cuando se lesionó y no sé si ha sido algo prematuro el que haya conseguido recuperar el título. De todas formas su carisma es innegable, como tampoco puede reprochársele el que no se deje la piel sobre el cuadrilatero para realizar los mejores combates posibles.

El combate pecó de una falta de estructura definida, motivada con seguridad por un pequeño contratiempo sufrido por el Big Show durante la pelea. Sin embargo, como pasó durante toda la noche, el público estaba tan metido en el espectáculo que los luchadores lo tenían más fácil para solventar cualquier falta.
Show estuvo a punto de alzarse con la victoria tras realizarle un enorme chokeslam a Batista. Sólo la oportuna intervención de Finlay, shillelagh en mano, pudo interrumpir la cuenta de tres. Batista no pudo realizarle su Batista Bomb a Finlay, pues fue interrumpido por el Big Show (otro movimiento que no pudimos ver) Al final del combate Batista consiguió realizarle un spinebuster a Show y obtener la cuenta para retener el cinturón de campeón.
Por cierto, que no me gusta nada el spinebuster de Batista, prefiero con mucho el de Triple H y echo en falta algo de elevación (mismo problema que está teniendo con la Batista Bomb desde que volvió de la lesión). Pero bueno, aquí se le perdona, que levantar los 230kg del Show no debe ser demasiado fácil...
Tras el combate, Batista estuvo un rato largo posando para los fans y saludando, se puso la bandera española y posó con ella y hasta llegó a actuar de director de orquesta en un improvisado concurso por ver qué sector del público podía meter más bulla (parte de esto último se ve en el vídeo del final).

Batista con la bandera

En resumen, fue una noche inolvidable y de la que creó que ninguno de los asistentes se fue decepcionado. Las casi tres horas de espectáculo supieron a poco y se hicieron cortas ante la intensidad de todo el show y del público asistente. Desde aquí sólo me queda recomendar a posibles curiosos que se animen a asistir la próxima vez que la WWE se pase por aquí (esperemos que no vuelvan a tardar otros 13 años) y que pasen una noche divertida y emocionante. Yo por mi parte me apunto para la próxima sin pensarlo. Y a ver si las finanzas dan para una entrada un poco más cerca, no por verlo mejor, que lo vimos estupendamente, sino para poder sacar mejores fotos.

Enlaces sobre el tour, con fotos a pie de ring, son:

http://www.solowrestling.com/spaintour/index.php -> Sección de la página Solowrestling.com dedicada a los dos eventos en España que se va actualizando poco a poco.

Fotos montadas en forma de vídeo con la sintonía de Smackdown como música de fondo

Reporte del evento de un blog amigo.

Sección de la página oficial de la WWE con fotos de las dos veladas.

Álbum central con las fotos que hice yo. (atención, tiene 4 páginas y también lleva a otros dos álbumes: "El mechero de Kane" y "Lo mejor", en éste último hay además 4 vídeos.)


lunes, 11 de diciembre de 2006

Complemento al Expocómic (dibujo de Ferry y boceto de Buckingham)

Una pequeña entrada entre dos de las grandes para subir los dos dibujos que conseguí durante mi visita al Expocómic. Por desgracia, no tuve tiempo para escanearlos mientras estaba en España, así que tendréis que conformaros con ver una foto de alta resolución de cada uno de ellos.
El primero es el boceto de Spiderman que pudo hacerme el amable Mark Buckingham; el otro, por su parte, es el Superman que mi acompañante le sacó a Pasqual Ferry.
Desde aquí doy las gracias a ambos autores por regalar muestras de su talento.



Recuerdo a los lectores que en la entrada anterior, correspondiente a la visita al Expocómic, se hizo un llamamiento a que todos hicieran oír su voz acerca de un grave atentado contra la libertad de prensa. Pasen y comenten.

sábado, 9 de diciembre de 2006

Expocomic 2006 (crónica de una visita)

Vamos con la primera de al menos tres actualizaciones consecutivas que tendrán como tema el breve regreso a España y lo aquí acontecido. La primera de ellas trata de la visita al Expocómic de este año que hice el día siguiente a mi llegada.

Salimos desde Toledo en autobús para luego tomar la línea 6 del metro desde Méndez Álvaro hasta el Alto de Extremadura. El viaje, sin incidentes, no presenta ningún problema hasta este punto, donde comienza la verdadera expedición.

El desafío

Un peligrosísimo puente sirve como único acceso a la Casa de Campo. Las fotos no mienten pero no pueden transmitir la sensación que supone cruzar por encima de una carretera tan transitada utilizando un puente de dudosa construcción y que no deja de tambalearse y zarandearse.

Una vez superado el primer obstáculo, el recinto del Pabellón de Congresos se alza ante nosotros. Siguiente paso, adquirir las dos entradas que nos permitirán acceder a su interior. Por suerte nunca hay demasiada cola si se llega a una hora intermedia, mucha gente tiene comprado el abono para los cuatro días desde el jueves y los que no somos despachados con bastante rapidez.

Tras franquear las puertas del edificio, se impone una visita obligada al baño. No por mí, claro está. Pero las chicas ya se sabe...

Hay mucho más ambiente que cuando estuve el año pasado, se nota que es sábado en contraposición al viernes en que acudí en 2005. Muchos disfraces, casi todos de anime y manga (había un par de Sailormoons con su minifaldita, más logrados...)

La visita nos lleva de puesto en puesto, comparando ofertas, viendo las novedades y echando un vistazo a las curiosidades de algunos puestos. Entre otros, los hay especializados en tebeo antiguo, en merchandising, hay stands de otros salones como el Ficomic y hasta hay uno que se ha traído una máquina de bailar.

Tropas imperiales reclutando visitantes

Uno de los puestos es una dulce tentación ante la cual estuve muy comedido. Todo ofertas, desde varias cajas a 50 céntimos y un euro, las cuales sólo hojeé por deferencia a mi acompañante, hasta casi todo lo publicado por Norma muy rebajado (de esto me quedé con ganas de bastantes cosas, pero había que restringir las compras, que no está uno para muchos gastos). Lo más destacable del puesto, el último retapado de la etapa de Zinco del Capitán Atom, con el cual completo la colección, un cómic del Enterrador en el que también sale Kane y los dos tomos de Young Justice que me faltaban para completar la colección que me empezó mi azafata favorita.

Visita obligada también al stand de Astro City, los cuales tenían en su poder el pedido de los dos meses que he pasado en Alemania. Gracias a Misae por llamar y confirmarlo y a Chechu&co. por ser tan remajos.

Imperial amenazando al cronista

Entre puesto y puesto pasamos también por el stand del propio Expocómic, donde canjeamos nuestras entradas por sendos cómics de regalo (la adaptación de la peli de Chow-Yun-Fat, “El monje”, dibujada por Michael Avon Oeming y un cómic español con muy buena pinta llamado “La traición sabe a...oro negro”, de cuyo autor, Ángel Muñoz, me enteré al día siguiente que estaba firmando ejemplares ese día...)

El resto de las compras, que no fue mucho más, incluyó el regalo de cumpleaños de cierto finés, un regalo de Navidad para la que soportó estar de pie, colas y bolsas, un par de barajas y un par de sobres de juegos de cartas al parecer ya descatalogados (y de los que tenía que haber comprado más, igual que tendría que haber comprado alguno de los juegos de rol que vendían a 1 y 3 euros e incluso alguna peli más de anime de las que tenían también a 3 euros).

Como decía, poco más por el lado de las compras, intenté no pasarme con las cajas de oferta y evité bucear entre los números atrasados para completar colecciones.

A continuación asistimos al encuentro surrealista con Carlos Pacheco y Pasqual Ferry, los cuales admitieron encontrarse bajo los efectos del orujo. En dicho encuentro nos enteramos de cosas tan interesantes como que Ferry hizo la mili en Toledo o que las familias de ambos pregonaban a los cuatro vientos que tenían fax (aparato sumamente mágico y extraordinario en los tiempos en que trabajaban para MarvelUK).

Las firmas de autores se desarrollaron de forma ligeramente accidentada, ya que al parecer había que apuntarse en una lista de cuya existencia sabrían el organizador (gafas y perilla y bastante bordería, posiblemente motivada por el estrés que tenía encima) y los amigos del mismo, ya que en ninguna parte se avisaba del hecho. Aún así tuvimos suerte (exceptuando que Milligan sí estaba presente, en contra de lo publicitado; en fin, asumiré la culpa por no haberme llevado el Skreemer y Blanco Humano para que me los firmara) y pude conseguir firma del señor Delano en su Animal Man, Worlds without End y Hellblazer, firmas y un bonito boceto de Spider-Man de Mark Buckingham (más sobre este señor en el siguiente párrafo) y, gracias a la inestimable colaboración de mi acompañante, firma y dibujo de Superman por el señor Ferry. Lamenté haber sido tan comedido trayendo ejemplares para que me los firmaran, ya que algunos de los que se acercaron a las mesas traían colecciones enteras. Debo destacar la amabilidad y profesionalidad de (casi) todos los firmantes para con sus seguidores.

También debo cantar mis alabanzas y realizar una ovación sincera y agradecida para el nunca demasiado bien ponderado Mark Buckingham. Este gran dibujante inglés es una persona afable y simpática que, sin haberse convertido en una gran estrella, goza del apoyo y la admiración de muchos aficionados al cómic, apoyo y admiración que se multiplica tras conocerle en persona. El señor Buckingham no sólo firmó y dibujó para todos aquellos que se habían apuntado a su lista sino que incluso trajo bocetos medio hechos de casa para evitar que el tiempo impidiera que algunos de nosotros nos llevásemos nuestro dibujo dedicado.

Se me quedó la espinita clavada de no haber podido agradecerle en condiciones el que me hiciera el boceto y me firmara los cómics, pero aún quedaba gente detrás de mí y el coordinador de las firmas estaba al borde del síncope porque iban con retraso para la entrega de premios (normal, Pacheco y Ferry se pasaron bastante tiempo del que tenían asignado).

He estado intentando buscar por Internet por si tuviera página web oficial o algún tipo de forma de contacto (algunos autores participan en foros o tienen portales web) pero ha sido en vano. Sirva todo este párrafo como gracias por su amabilidad y paciencia.

Mejor no hablar mucho del siguiente al que conseguí arrancar una firma y gracias, porque al parecer es mucha estrella para firmar a un fan fuera de horas. Como dibujante es la pera limonera y puedo recomendar bastantes trabajos suyos, pero a lo largo de toda la tarde se le notó (y esto no es sólo cosa mía) un poco endiosado y permitiéndose el hacerse el gracioso y pasar un poco de los fans. Por mucho colegueo que haya y sin pretender que el autor esté al servicio de los aficionados, me parece que tampoco es mucho pedir que se curre un poco una aparición como la del Expocómic, que al fin y al cabo es una vez al año para la gente de la zona de Madrid. En fin, entiendo que estuviera cansado por ser el tercer día del salón y todo eso; pero vaya, que tampoco es mucho pedir un poco de paciencia.

Vista parcial del Expocómic

Tras las firmas nos subimos a ver las exposiciones, momento en el que nos abordó un chico que nos ofreció el número 1 del fanzine “Lunático”. Tras ojearlo un momento decidí quedarme con uno (debería haber comprado un par de ellos más, que conozco a alguien a quien le hubiera gustado tenerlo) y el chico me lo agradeció muy efusivamente. Si fue porque estaban vendiendo poco, lo entiendo sólo a medias porque la compra merecía bastante la pena (más sobre esto en una próxima entrada).

Y tras esta última compra dejamos el Pabellón de Congresos para dirigirnos a la estación de autobuses y volver a Toledo.

En resumen, visita recomendable, ya que aunque la entrada cueste 5€, solamente el cómic de regalo ya amortiza el precio. Además, no deja de ser una experiencia interesante tanto para los aficionados al mundo del cómic como para aquellos a los que les gustaría ver más de cerca de qué va todo esto.

Ah, hay dos fotos más. Una del que suscribe acompañado por Boba Fett y Obi-Wan y otra de la despampanante acompañante de servidor. Ésta última foto ve penada su publicación con juicio sumarísimo y ejecución del publicante. Desde aquí pido a los lectores interesados que hagan oir su voz en los comentarios y consigan que se levante el veto. Prometo publicar la mía de propina si la Inquisidora Mayor permite la libre difusión del documento gráfico.

Además, para acompañar la crónica, un videoclip de uno de mis grupos favoritos: Die Ärzte. Esta trío alemán ha tocado diversos palos musicales, centrándose principalmente en el punk, rock y, algo más tangencialmente, en el pop. El vídeo en cuestión es de la canción 3-Tage Bart (Barba de tres días) del álbum conceptual de 1996 "Le Frisur" (El peinado) cuyo tema, como su propio nombre indica, es el pelo. El video, rodado en el parque Güell de Barcelona, parodia las coreografías y la puesta en escena de Boybands como Take That o New Kids of the Block. Que lo disfrutéis.