domingo, 17 de diciembre de 2006

Que fuerte me parece (de lo que se entera uno)

Sí, debería estar publicando las tres o cuatro entradas que tengo a medio hacer. Lo sé.
Pero es que me acabo de enterar de algo que me ha dejado a cuadros...

Estaba yo en una página en la que se pueden consultar, de forma ordenada, los cumpleaños de muchas celebridades. Y claro, uno, que es curioso, se ha ido derecho a ver quien cumple el 10 de marzo, festividad en la que se conmemora el nacimiento de quien les escribe y fecha en la que quien quiera puede enviar cheques, cestas o cualquier otro presente para éste, su humilde servidor.

Yo ya sabía que por ejemplo Pirri y Fernando Rey nacieron tal día como yo, pero en la página ésta he descubierto algunos muy interesantes. Está Sharon Stone, qué cosas; sale el príncipe Eduardo de Inglaterra, lo cual es curioso porque Fernando el Católico también es del 10 de marzo, que de realeza este día; está también Chuck Norris, del cual ya sabéis lo que se dice de él...); veo a Yuri Gagari, Bobby Fischer y a Juliette Binoche, entre otros, el día 9; a Rupert Murdoch el día 11...

¡Y a Osama Bin Laden también el día 10! Como molo, que diría Manolito Gafotas.

P.D: Tras consulta en la wikipedia, veo que hay información más exhaustiva de efemérides y datos sobre los días. El mío, por ejemplo, es el 69 día del año y en él han pasado cosas tan importantes como la primera llamada telefónica de Bell, el primer censo de Gran Bretaña, el punto álgido del índice NASDAQ que daría fin al boom de las puntocom o el estreno de Buffy Cazavampiros. Y así más nacimientos importantes para la humanidad, pues no sé, el de Eva Herzigova, por ejemplo. Además es el día del médico en Venezuela y el del Alzamiento en el Tíbet.

Y de propina por aguantar el rollo, uno de los vídeos más divertidos de Nochevieja. Casi, casi a la altura de la empanadilla.

1 comentario:

Antonio dijo...

Excelente la cancamusa, hacía tiempo que no me reia tan a gusto.

He revisado las efemérides de mi cumpleaños, y desde luego no está tan prodigado como el tuyo, eso sí coincido con Felipe González, pero eso la verdad tampoco me hace feliz en exceso.