lunes, 3 de diciembre de 2007

Pressing Catch en España.
WWE Tour Madrid:
Rey Mysterio/Batista vs Finlay/Gran Khali


Llegamos al combate estelar de la velada, la atracción principal, el main event: la pelea que enfrentó a Batista y Rey Mysterio contra El Gran Khali y Finlay.
Ni que decir tiene que la salida de Batista (viejo conocido por estos lares) fue recibida con gran estruendo por el público. Pero este alboroto se vio eclipsado en cuanto comenzaron a sonar los primeros compases del "Booyaka 619". La salida de Rey Mysterio recibió la mayor ovación de la noche, como puede verse en el vídeo, pues el mexicano era el más esperado de todos los luchadores de la cartelera. Batista y Mysterio forman un buen equipo y puede verse la buena química fruto de muchas sesiones de duro trabajo como pareja...y para muestra la palmadita traseril que recibe el de San Diego apenas se acerca al Animal Batista ;-P
Las respectivas salidas de Finlay y Khali recibieron el mismo tratamiento que recibió Mark Henry; una ovación de primeras que se trocaría en abucheos y silbidos casi inmediatamente. Hay que decir que Khali es enorme de verdad y que la sensación se acentúa al estar tan cerca de Rey Mysterio, que apenas asomaba por encima de las vallas de protección.

Del combate no hay mucho que decir. Es lo que tienen los house shows, que pueden aprovechar la implicación del público, especialmente en el caso de luchadores con el tirón de Batista o Mysterio, y realizar un combate bastante básico, con una historia simple y poca o nula psicología, pero en el que todos los luchadores realizan sus movimientos característicos para lograr una mayor reacción por parte del respetable. Así que teniendo en cuenta lo dicho y que el combate lo comenzaron Mysterio y Khali, no hace falta mucha imaginación para hacerse una idea de cómo se fue desarrollando la cosa, ¿no?
Mysterio se encargó de tomar el papel de face en peligro y le tocó soportar el asalto de sus dos adversarios durante un ratillo. Lo bueno de ser tan retaquito es que lo tiene fácil para dar aún más realismo a las galletas que se lleva (la última que más me impresionó fue el Black Hole Slam que le propinó Umaga en Survivor Series). Aún así se las arregló para escapar del ataque con un par de maniobras de altos vuelos para poder darle el relevo a Batista y que éste entrase a poner orden en el ring.
En cuanto a Khali tengo que decir que no me pareció tan horrendo como en la televisión, aunque le falta mucha credibilidad hasta en el moverse. Cosa que por otra parte es normal, con su tamaño y la fuerza que deben tener esas extremidades, supongo que tendrá que tener cuidado a la hora de ejecutar cualquier movimiento para no mandar a alguien al hospital.
Finlay demostró en el ring por qué es uno de los luchadores veteranos más sólidos de los que actualmente siguen en activo. Para quien no lo sepa, Finlay ha sido uno de los artífices de la mejora luchística de las divas, pues se encargó de su entrenamiento durante bastantes meses, cuando sus labores se limitaban a las de road agent. Ahora que vuelve a ser un luchador en activo, lo encontramos en esa tenue franja que separa el main event de la upper-midcard, sin llegar a estar en ninguna de las dos categorías. Gracias a su técnica, su ética de trabajo y su solidez en el ring, Finlay ha conseguido establecerse poco a poco como una de las figuras principales del programa, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido.
La secuencia final del combate comenzó tras aparecer el leprechaun Hornswoggle (a quien se echó de menos durante el combate de cruceros) para ayudar a Finlay. Las cosas se acabaron torciendo y Hornswoggle acabó siendo usado como ariete humano en manos de Batista y Mysterio contra un Gran Khali enredado en las cuerdas. Un Spinebuster de Batista, un 619 solo y otro doble por parte de Mysterio y una Batista Bomb acabaron de rematar a los heels entre aplausos y gritos de los aficionados y permitieron a Batista cubrir a Finlay para la cuenta de tres. Esta cuenta desató la euforia del público, cosa que aprovecharon los vencedores para jugar un ratillo, bien fuese cantando, dirigiendo la orquesta como ya hiciera Batista en diciembre, o posando con la bandera entre saludos y poses de victoria.
Con este combate se acabó también la velada, no sin un último agradecimiento de Lilian García antes de mandarnos para casa. A la salida de la plaza de toros la gente se agolpaba en torno a las vallas que separaban las carpas-camerinos de los luchadores y en la salida de los autobuses que partirían poco después camino de tierras valencianas.
En resumen, una velada entretenida y un dinero bien aprovechado. Sólo queda esperar la próxima vuelta de la WWE por estos lares, a poder ser con RAW, más que nada por darle un poquillo de variedad a la cosa, que ya llevamos dos shows de Smackdown.
Os dejo con el vídeo del final del último combate, ¡a disfrutarlo!

1 comentario:

Anónimo dijo...

viva rey misterio