martes, 11 de noviembre de 2008

Lille Comics Festival 2008

El Festival del cómic de Lille celebraba este año su tercera edición y, aprovechando una serie de circunstancias favorables, los intrépidos reporteros Silvia y Sergio solicitaron sendos pases de prensa para cubrir el evento. En cartel, Barry Kitson, Frazer Irving, Phil Winslade, Khoi Pham, Doug Braithwaite, Charlie Adlard y Paul Renaud más un nutrido elenco de autores franceses de mayor o menor proyección fuera del Hexágono.

El festival tuvo lugar en el Halle aux Sucres, situado en el barrio viejo de la ciudad de Lille. Contaba con una sala principal (y a todas luces insuficiente para acoger la afluencia de público) en la que se encontraban los pocos stands de cómics atrasados y merchandishing vario y donde estaban los autores internacionales. Existía una sala doble más pequeña (más sobre ella más adelante) en la que había un par de stands más, varias consolas añejas (SNES, Megadrive, Dreamcast), los autores franceses y Charlie Adlard.

La impresión que recibimos del festival es la de estar más orientado como lugar de encuentro con los autores y coto de caza del recolector de dibujos. No había sesiones de firmas, sino que los autores presentes firmaban y dibujaban a cuanto visitante se les presentara sin un horario determinado quitando alguna pausa para comer o fumar. Como ya hemos dicho, había pocas tiendas y prácticamente ofrecían lo mismo, cajas y cajas de tebeos antiguos a precios bastante escandalosos por lo general. Como excepciones, un stand de camisetas, uno con precios increíbles para lo que estaba ofreciendo (colección casi completa del Aquaman de Peter David, series de Image de ahora mismo completas y todo por 1€ cada 4 cómics), y un par de stands de cómics autoeditados por sus creadores de los que hablaremos en breve. La experiencia en el festival fue más positiva que negativa, pero hay bastantes puntos negros respecto a la organización de los que hablaremos en los siguiente párrafos. Los visitantes, por lo general, se comportaban con educación y en dos días de visita sólo vi un caso de enérgumeno intentando estar en veinte colas a la vez y demostrando muy poca consideración por el resto de visitantes. Los autores todos encantadores y más que dispuestos a ser entrevistados, a responder preguntas de los aficionados y a hacerles cualquier dibujo que les pidieran (bueno, Bisley no parecía estar muy contento, pero al ritmo que se vaciaban las botellas en su mesa, tampoco se lo debió de pasar demasiado mal).

Sin embargo, la organización fue bastante desastrosa. Y sí, soy plenamente consciente de lo que supone organizar algo de estas características y magnitud, con bastantes invitados internacionales para quien hay que gestionar viajes, alojamiento, acompañamiento, etc. Yo mismo estuve en el centro de un evento internacional similar y soy consciente de las dificultades que se presentan in situ y de todo lo que hay que tener en cuenta. Pero también sé que hay muchas cosas de sentido común y otras muchas que se solucionan con un poco de previsión. Además, en este caso no pueden achacarse los errores a falta de voluntarios, porque sólo el primer día vimos más miembros de la organización pululando por allí que todos los que he visto en el Expocómic durante los últimos 3 años juntos. Y para que nadie me malinterprete, con esto quiero decir que había gente más que de sobra para cubrir cualquier tipo de eventualidad con holgura.

La petición de pases de prensa se aceptó sin ningún problema y no nos pusieron traba alguna ni al pedirlos, ni al llegar. Sin embargo, en algunos de los correos que recibí se me dijo que habría exposiciones, mesas redondas y encuentros públicos con los autores y que se publicaría un programa con todo ello. Ni hubo ninguna de esas actividades ni tampoco programa; por no haber, ni siquiera había algún tipo de indicación en la sala principal de que existía otra sala con el resto de autores y de stands. Y la organización tampoco informaba de ello, o sí...pero ojo al dato, nos enteramos de la existencia de dicha sala mientras entrevistábamos a Mauricet porque un miembro de la organización (al que ya habíamos visto, con quien no cruzamos ni media palabra, ni él con nosotros, quien debía de haberse caído en una marmita de café solo cuando era pequeño y que era extremadamente maleducado, engreído e irrespetuoso con los visitantes) se acercó a decir a los miembros de la fila que podían adquirir las obras de los autores en el stand del patrocinador del festival situado en la "petite salle". Es decir, viendo que los autores allí situados (incluido Adlard), estaban pasando el sábado jugando al parchís (o a lo que fuera) porque no iba ni cristo, la organización no decide informar a la gente de que están en otro sitio, sino de que en ese sitio tiene puesta la tienda el patrocinador...

En fin, último párrafo sobre la organización. La persona con quien estaba en contacto para los pases de prensa me había metido el miedo en el cuerpo acerca de la disponibilidad de los autores para ser entrevistados, ya que no sabía si tendrían tiempo para ello. Yo supuse que no querían quemarlos y que tendrían las sesiones de firmas como las que se hacen por aquí, tiempo libre y algo de tiempo para atender a los medios, así que le dije que no se preocupara, que con un ratillo con alguno nos conformábamos. Una vez en el festival: el único "medio" además de nosotros era un equipo de la página Comix Heroes; la única información que me dio esa persona después de recibir nuestras identificaciones fue "disculpa, tengo prisa"; otros dos miembros de la organización se encogieron de hombros y nos dijeron que hiciéramos cola para las firmas e hiciéramos la entrevista cuando nos tocase...eso o que cazaramos a los autores mientras comían o algo así.
Por suerte teníamos algo de tiempo hasta la apertura de puertas y pudimos hablar con algunos autores. Por suerte hubo quien hizo una pausa sólo para atendernos (gracias, señor Braithwaite). Por suerte no tuvimos que molestar a nadie, y tampoco lo hubiéramos hecho... así que no hay entrevista con Kitson, si le interesaba a alguien, que dé las gracias a la organización. Tampoco la hay con Granov, quien el domingo no se sentó a firmar y se fue bastante enfadado (ver su Facebook para más información).

En resumen, el festival tiene mucho potencial, un público que acude en masa, una capacidad para traer autores de primera línea...todo lo necesario para convertirse, poco a poco, en el Angouleme del norte. No obstante, hace falta una organización competente, más atención al producto nacional y algo más de transparencia y humildad con ciertas cosas.

A lo largo de la semana, iremos subiendo el material que tenemos del festival y actualizaremos los enlaces para poder acceder a las distintas entradas desde esta misma:

- Fotos del festival.
- Entrevista con Frazer Irving.
- Proyectos de autoedición en Francia: VHB y Wanga Comics.
- Entrevista con Mauricet.
- Entrevistas con Charlie Adlard y Vanyda.
- Entrevista con Khoi Pham.
- Entrevista con Doug Braithwaite.
- Dibujos conseguidos.
- Reseñas del Festival.

No hay comentarios: