sábado, 22 de noviembre de 2008

Lille Comics Festival 2008: Entrevista con Mauricet

Mauricet es un autor belga con 20 años de trayectoria a sus espaldas que, además de sus álbumes europeos, ha trabajado para editoriales como Crossgen, Marvel o DC. Tiene un estilo de dibujo muy similar a los dibujos animados y si bien gran parte de su producción es de corte humorístico, también ha adaptado su estilo para realizar otros géneros como el fantástico o el superheroico. Entre sus series actuales podemos encontrar Cosmic Patrouille o Basket Dunk, ambas publicadas en Francia por la editorial Bamboo. Según nos comentó, su amigo Eduardo Alpuente lleva tiempo intentando convencerlo de que se deje caer por algún salón del cómic en España, ¿quizá si el año que viene sale alguno de sus álbumes publicado en España ?Su página web oficial es www.mauricet.be y su blog, lleno de páginas, avances y portadas, puede encontrarse en mauricet.blogspot.com

¿Por qué el tebeo?
Ni idea, siempre me ha gustado dibujar y pronto me entraron ganas de contar historias. Si juntas las dos cosas, te sale el tebeo. Y más siendo belga (risas). Nunca me he planteado si quiero hacer algo distinto. Desde que era pequeño me ha gustado eso, mis padres leían muchos tebeos, así que he nacido en ese mundo.

¿Qué tres trabajos suyos recomendaría para el público español que no le conoce demasiado?
Tres cosas que haya hecho... diría que Cosmic Patrouille, que es una parodia de superhéroes. Diría también una serie que hice para Crossgen que se llama The Crossovers y que fue verdaderamente muy agradable de hacer. Y...hay algo que creo que es más fácil que el público español pueda encontrar, los episodios que hice de Tellos.

Usted es guionista y dibujante de Cosmic Patrouille, autor total.
Sí, hago el guión, el dibujo y el color. Autor total, sí.

¿Cuánto tarda más o menos en hacer un álbum?
¿Un album de Cosmic Patrouille completo? Dibujo bastante rápido, así que diría que tardo unos cinco meses de trabajo. Vamos, rápido, no es rápido para el sector americano, pero puedo trabajar más rápido aún. En realidad es menos tiempo real, pero hay momentos en los que dibujo mucho y momentos en los que dibujo menos, así que cuando me pongo y no hago otra cosa, son cinco meses aproximadamente.

Usted ha trabajado con otros guionistas. ¿Cómo es trabajar para un guionista y de qué manera encara el trabajo para dibujar lo que otro quiere?
Para trabajar con un guionista necesito un gran lazo afectivo. No puedo trabajar simplemente por encargo, me resulta muy difícil. Es lo que me pasó cuando trabajé para el mercado americano. Allí no conocía al guionista, pero aún así quise contactar con él por e-mail y hablar por teléfono. Para mí es muy importante. Aparte de eso, me gusta trabajar con guionista porque me va a hacer dibujar cosas que quizá yo no haría. Es un oficio solitario, así que me gusta mucho poder colaborar con un guionista, con un colorista. Comencé mi carrera escribiendo solo y después, al presentarse un proyecto, trabajé con un guionista. Y durante casi quince años solamente he trabajado con guionistas y no he escrito nada. Así que con Cosmic Patrouille he vuelto a hacerlo todo y a decir verdad me encanta hacerlo todo yo solo. Es un poco querer hacer lo que me gusta. Si me levanto una mañana y tengo ganas de dibujar una página con Iron Man, hago una página con Iron Man.

Con una serie como Cosmic Patrouille, es evidente que debe de ser aficionado al cómic americano. ¿Qué series sigue ahora mismo?
Savage Dragon, porque es lo que más me recuerda a los cómics que leía cuando era pequeño. Porque es diversión pura y dura. También sigo con Spiderman. Aunque detesto muchas de las cosas que tienen lugar en la serie, sigo teniendo curiosidad por saber lo que va a ocurrir. Diría también Hellboy... aunque me parece que sus historias no siempre son... Pero ahí está... Sí, diría que ése es el top 3. Siempre siento curiosidad. He crecido con los personajes de Marvel, así que sigo teniendo curiosidad por saber qué les ocurre a los personajes. Les he echado un vistazo a los Cuatro Fantásticos de Bryan Hitch incluso sin tener ganas de leerlos, pero quería ver... Y lo mismo con los Ultimates. Quería saber lo que había hecho Marvel con los Ultimates, cosas así. Pero me parece que aquello a lo que siempre vuelvo, lo dejo y empiezo otra vez sigue siendo Spiderman.

Usted conoce tanto el mercado americano como el europeo. ¿Cuáles son las grandes diferencias entre ambos?
Desde mi experiencia, existen diferencias muy grandes. Por ejemplo, cuando trabajé para Crossgen, tenía un guionista, un rotulista, un entintador y un colorista. Y lo primero que hice cuando acepté firmar el contrato fue hablar con todo el mundo. Pero el editor me dijo, "No, no, no". Tú haces los lápices, el dibujo, y los otros hacen su trabajo y todo pasa por el editor. Yo quería crear realmente un equipo porque eran personas con las que iba a trabajar durante seis meses y hacer ciento treinta y dos páginas. En Europa, en cambio, es al contrario. Primero te juntas con un guionista y creáis un proyecto y después vais a ver a un editor. Y ésa es la gran diferencia. Otra gran diferencia, además de la relación entre autor y editor, y creo que es la mayor, es el ritmo de trabajo.

Hablando antes con otro autor, mencionaba la obsesión que hay en Estados Unidos por las cifras de venta sobre la calidad de las publicaciones. ¿Cree que ocurre lo mismo en Europa?
Pienso que la cosa es relativamente similar. Aunque en Estados Unidos hay cada vez más series independientes, gente que hace cómics para hacer cómics. Lo que pasa en el mundo del cómic en Estados Unidos es que da la impresión de que algunos hacen cómic para llegar al cine, lo cual es algo que aún no se ve realmente aquí en Europa. Pero al mismo tiempo veo que los proyectos se piensan cada vez más con vistas al cómic, al merchandishing, dibujos animados, cine, cosas así... Pero es cierto que, en mi opinión, hoy por hoy es más fácil hacer creación pura en Europa que en Estados Unidos. Por otra parte, probablemente sea más fácil autoeditarse en Estados Unidos que en Europa, pero aparte de eso, no sé.

Hoy en día, prefiero trabajar para el mercado europeo porque tengo mayor libertad, es cierto. Pero si mañana mismo me llamase Marvel para hacer alguna cosa, aceptaría. Más porque tiene ganas de hacerlo el niño que hay en mí que el profesional. Porque desde un punto de vista profesional, creo que es más interesante realizar proyectos personales, creator-owned, que trabajar para las grandes editoriales como DC o Marvel. Para Marvel haría cualquier cosa, eso es evidente.

Yo he crecido con el tebeo franco-belga y el cómic americano, así que para mí se trata del mismo oficio pero con pequeñas diferencias.

No hay comentarios: